El arte de componer y descomponer los colores por Maria de la Pau Janer

El arte de componer y descomponer los colores por Maria de la Pau Janer

La pintura de Guillem Crespí Alemany revoluciona los colores. En cada cuadro, un cromatismo excepcional se convierte en auténtico protagonista. Es protagonista lo que concentra la fuerza, que nos
cautiva la mirada, que nos sorprende con su intensidad. Los colores se rompen sobre el lienzo.

El llenan de manchas que no son nunca fruto del azar, sino de una mano sabia que se mueve con destreza por los caminos de la tela, que conoce la combinación de las tonalidades y juega con una gran capacidad de sorprendernos. Miles de salpicaduras colorines se combinan con una magia y acierto.

En un fondo que es una explosión colorista, profundamente seductora, destaca un objeto. Un objeto que representa todo un mundo de referencias, que esconde una historia que el pintor rodea de un estallido luminoso. A veces se trata de un instrumento. Las guitarras, los pianos, las trompetas, las flautas y los violines son presencias rotundas y desdibujadas vez. Instrumentos abandonados en la tela, como sí alguien les hubiera dejado para evocarnos melodías que nos acompañan en el corazón. A veces, son animales que destacan del fondo del cuadro y nos atraen como un imán. Existe la lagartija hecha que nos evoca Formentera, donde se confunden con las rocas de las playas. Están los gallos espléndidos, que nos ofrecen
perfiles altivos o pensativos. En otras ocasiones, son objetos evocadores de universos: la bicicleta, el símbolo de la infancia libre, de la juventud entre senderos como ríos; el balancín donde tantas donde tantas veces nos hemos mecido, mientras pensábamos la vida; la mesa puesta, con la jarra de agua fresca y las copas que invitan a calmar la sed; el cesto lleno de fruta, una invitación al placer de la vida, a morder lo que nos ofrece; el ramillete de tomates, las alcachofas, los limones o las referencias a la comida, placer los sentidos y de la vista.

Guillem Crespí Alemany juega con las formas de expresión plástica figurativa y sabe desdibujarse las, difuminar- las, mezclarlas en un decorado de colores. La combinación de formas concretas y abstractas sirve para destacar todas, para acentuar su rotundidad. Nada absorbe nada, sino que lo potencia.

Por ello, nos muestra la magia de la evocación abierta y sutil hecha a partir de un objeto, que nos descompone mil veces la tela para volver a componerse con una autenticidad que llega a emocionarnos.

Habilidades

Publicado el

05/07/2017

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clica en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies